Hepatitis tóxica: diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar la hepatitis tóxica incluyen:

  • Examen físico. Probablemente, el médico llevará a cabo un examen físico y la historia clínica. Asegúrese de llevar a su cita de todos los medicamentos que está tomando, incluyendo el exceso de medicamentos de venta libre y hierbas, en sus envases originales. Dígale a su médico si usted trabaja con productos químicos industriales o pueden haber estado expuestos a pesticidas, herbicidas u otras toxinas ambientales.
  • Análisis de sangre. El médico puede ordenar exámenes de sangre que buscan altos niveles de ciertas enzimas hepáticas. Estos niveles de enzimas pueden mostrar qué tan bien está funcionando su hígado.
  • Pruebas de imagen. Su médico puede recomendarle un ultrasonido del hígado o una tomografía computarizada (TC) de su hígado para detectar anomalías.
  • Biopsia del hígado. Una biopsia de hígado puede ayudar a confirmar el diagnóstico de hepatitis tóxica. Durante una biopsia hepática, se utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado. La muestra se examina bajo un microscopio.